¿Cómo no podemos ver?


En un tiempo adonde todos ofendemos a cualquiera, ¿cómo no podemos ver lo que realmente ocurre?




Se me sale de las manos el identificar específicamente lo que nos pega ante tantas realidades. Unos podrían decir que son creencias religiosas, o la carencia de ellas. Otros que faltan valores y educación, o el exceso de ellos. Realmente me abruma como hemos llegado a un punto en el que desviamos la responsabilidad con una creencia, muchas veces limitante. 


Hablemos un poco acerca de la última campaña de Gilette y, por supuesto, sus reacciones. Si no han visto el último spot publicitario del mismo, déjenme contarles de que trata. En el anuncio, se ven numerosas situaciones en los que hombres son protagonistas de diferentes tipos de abusos; específicamente casos de bullying y de machismo. A través del corto comercial, hay un cambio de razonamiento en ellos y deciden actuar de manera correcta, dejando a un lado sus prejuicios y actuando de manera justa, imparcial y sana para todos los partícipes, dando así el ejemplo para los menores de edad que son testigos de la escena. La finalidad de la campaña es evidenciar cómo la “masculinidad tóxica” crea patrones de abuso que son heredados y cómo actuar correctamente puede ser igualmente masculino, pero integralmente más sano. 


La vi y me fascinó, pero lo que más me “entretuvo” fueron las reacciones de la misma. Conocí la campaña a través de Facebook, lo que me llevo inmediatamente a los comentarios al terminar el corto video. Quedé impresionada. Claro, la gran mayoría de personas tienen una alta aprobación y simpatizan con la causa fundamental del video. Sin embargo, hay numerosos casos en los que se sintieron ofendidos. Mi reacción inmediata fue repeler estos casos, pero realmente es mi trabajo encontrar la coherencia en diferentes perspectivas entonces, ni modo. Qué les puedo decir, entendí cómo estas personas se sentían ofendidas por la “generalización” de la marca a la raza masculina. Estos casos, los entendí. Aún así, tropecé con varias opiniones que no logro entender. Quizá ustedes, bellos lectores, pueden ayudarme. Las opiniones que menciono tenían un denominador en común; que la masculinidad tóxica no existe. Mi lado racional ha intentado explicarme, desde que leí estos comentarios, que ellos han crecido en un entorno como el expuesto y que lo justifican resaltando las desventajas del empoderamiento igualitario. Pero, aún así, no entiendo. 


Tomemos una perspectiva más amplia. ¿Cómo podemos asumir que algo no existe solo porque no hemos estado expuestos a ello? O, ¿no creemos porque vivimos expuestos constantemente a ello? Excluyendo la publicidad de Gilette, ¿qué pasa con el machismo o el feminismo? ¿Qué pasa con las distintas religiones? ¿Qué pasa con las diferentes preferencias sexuales? ¿Qué pasa con los diferentes niveles de educación? ¿Qué pasa con las distintas clases sociales?


¿Será que alguna vez nos permitiremos ver que existe todo, creamos en ello o no? ¿Llegaremos a aceptar que toda visión está bien si quién cree en ella no acude al extremismo? Creo que nos estamos haciendo las preguntas equivocadas. Estamos tomando personal la exposición de creencias con las que no estamos de acuerdo. Está bien no creer, no compartir ideales. Está bien ser completamente diferentes. ¿Porqué quisiéramos serlo? Pero desapeguémonos a la idea que como pensamos y actuamos es lo correcto. 


¿Cómo no podemos ver que hay más realidades que la nuestra? ¿Cómo podemos defender lo indefendible porque no compartimos una ideología? ¿Será tan difícil para nosotros permitir a otros creer lo que quieran sin que nos sintamos identificados? ¿Qué lo hace tan difícil? Resumimos siempre nuestra desaprobación a un tu-a-tu. ¿Responsabilizar a otros hasta que justifiquemos nuestro desagrado? Espero no llevarlos a una espiral sin fin de cuestionamientos, mi intención es sembrar en ustedes un momento de reflexión acerca de cómo procesan la información de su entorno. Habrá sido o no una buena campaña, pero déjenme decirles, cualquier espacio que genere estos niveles de reflexión merece nuestra atención. 


Puedes ver la publicación en el blog de Perfectil Latino haciendo click aquí.

T: (+503) 7251-4168  /  E: info@andreabazantsol.com

San Salvador, El Salvador. 2020.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon