Derecho a entendernos

En buen salvadoreño, no metamos tantas emociones dentro de un mismo huacal.



Día a día nos enfrentamos a retos y a emociones que pueden llegar a ser altamente agobiantes. Tanto así que clasificamos todo bajo un mismo título cuando realmente son cosas distintas. A estas agrupaciones emocionales les llamamos “ansiedad laboral”, “problemas familiares”, “enfermedad” y demás. Pero, ¿en algún momento nos detenemos para reflexionar qué es específicamente lo que sentimos y por qué?


Cuando sintamos ese sentimiento de agobio, lo más importante es que mantengamos la calma. Saltar a conclusiones solo intensificará lo que vivimos, en vez de darnos soluciones. Luego, debes respirar profundo y tener la paciencia para desglosar todo lo que estás viviendo; esto mostrará poco a poco todo lo que te está quitando la calma. Puede ser que bajo tu clasificación “estoy ansioso” estén los siguientes causantes:


- Te sientes nervioso por una presentación.

- Estás preocupado por los resultados de un examen médico.

- Tienes un dolor de estómago por haber cenado pesado la noche anterior.


Sean cuales sean las razones, muchas veces las metemos todas en el mismo huacal, en buen salvadoreño, cuando lo que debemos hacer es administrar de manera distinta cada una de ellas. Esto es importante porque al atenderlas individualmente, nos damos el espacio necesario para racionalizarlas. Este proceso de racionalización nos lleva a soluciones, a qué hacer para solventarlas una a una. Las inquietudes solamente se solucionan con proactividad, pero antes de decidir qué hacer es importante respirar profundo e identificar qué es específicamente lo que nos está quitando la calma.


Puedes ver la publicación en la Revista Ella haciendo click aquí.

T: (+503) 7251-4168  /  E: info@andreabazantsol.com

San Salvador, El Salvador. 2020.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon