Copy%20of%20Andrea%20Bazant%20Sol%20(2)_

La evolución de las amistades con el tiempo.

Estamos casados a la idea de un feliz para siempre (y no solo en el amor). Conocemos a personas con las que hacemos click y es un sentimiento tan sublime que deseamos retenerlo por siempre. Sin embargo, no siempre consideramos que una relación interpersonal amistosa también tiene sus puntos a considerar para que sea sostenible con el tiempo.

A continuación te platico de los puntos más importantes que te apoyarán para mantener por muchísimo tiempo tus amistades.

1. Presencia y comunicación

Mucha atención en este punto. Existen muchísimas maneras de estar presente en la vida de quienes amas. En una relación amistosa no tiene porque ser necesario escribirse todos los días, si no procurar que la otra persona tenga claro que estás ahí para ella. Esto puede manifestarse, en la época en la que vivimos, con gestos tan sencillos como los siguientes:

  • Comentar en sus publicaciones de redes sociales (no, no es lo mismo que sencillamente “dar like”).

  • Si tu amiga/o es emprendedor, comparte sus publicaciones para ayudar su alcance o incluso consume o compra sus productos.

  • Envíale rápidamente una nota de voz cada vez que le recuerdes con un mensaje tan sencillo como “me desperté pensando en ti, ¿cómo estás? ¿Qué me cuentas?”. (No, no es raro).

2. ”El que mucho se ausenta, deja de hacer falta”

El punto anterior explica cómo puedes mantenerte presente, ahora me gustaría platicarte que pasa cuando olvidas hacerlo.

El ser humano está en constante crecimiento. Si una amistad no se mantiene en constante “retroalimentación” lo que muchas veces sucede es que ambas personas crecen en direcciones distintas. Esto no es algo bueno ni malo, es algo que simplemente pasa. Al crecer en direcciones distintas, poco a poco comienzan a reducirse los temas de interés en común, por ejemplo, entre muchas otras cosas y esto puede llevar a un distanciamiento permanente.

3. Crecimiento en conjunto.

Para el tercer y último punto: enfócate siempre aprender juntos. Las amistades, como cualquier otra relación, se ven altamente favorecidas por nutrirlas con aprendizaje. ¿A que me refiero con esto? Se puede aprender en conjunto con gestos como los siguientes:

  • Escuchar el mismo podcast o ver las mismas series de TV para discutirlas juntos después.

  • Inscribirse a algún curso, charla, seminario o evento con intereses en común.

  • Tener citas amistosas para platicar de cómo va el día, la semana o incluso el mes.

  • Ser receptivo a opiniones y comentarios en caso los solicites (porque la opinión y los consejos se dan únicamente si la piden, como dice mi esposo: a los metidos les va mal).

Si trabajas constantemente en estos tres puntos, te garantizo que tus relaciones interpersonales crecerán favorablemente. Estos puntos también te ayudan a evidenciar cuáles amistades están floreciendo y cuáles no. Recuerda siempre mantener cerca a personas que te hagan sentir increíble, nada más y nada menos. Cualquier amistad que te reste merece ser re evaluada para favorecer tu salud mental.

479 vistas